• Jue. Ago 5th, 2021

Los compromisos empañan la labor ética y moral del periodista

Abr 5, 2021
Compartir Noticia

Guillermo Castro. Puerto Plata Informa.com

Hoy 5 de abril, celebramos el Día Nacional del Periodista en reconocimiento al primer periódico dominicano “El Telégrafo Constitucional”, fundado en 1821.

Es propicia la ocasión para hacer algunas puntualizaciones con relación al ejercicio periodístico en nuestro país.

He llegado a la conclusión de que «el mejor periodista es aquel que menos compromisos tiene».

El oyente o el lector se da cuenta inmediatamente, en su discurso. cuando un periodista deja de ser objetivo y ético en el ejercicio de la profesión.

El periodista que asume compromisos con sectores oscuros que buscan impunidad, siempre termina defendiendo lo indefendible.

Estos sectores hacen uso de su poder económico y manipulan al periodista para que se haga cómplice de sus ilícitos.

Los periodistas somos presas fáciles para caer en las tentaciones de personas, que aunque tengan dinero, viven violando las leyes y haciendo daño a la sociedad.

La codicia nos está llevando a ejercer un periodismo sin ningún criterio y responsabilidad social.

Vemos más rentable y conveniente a nuestros interes preferir defender el mal que el bien, por solo pensar en el dinero que estamos recibiendo.

Por solo poner un ejemplo, cito el caso de la Grancera Sabinsa, ubicada en la comunidad de Saballo, del municipio de Imbert.

A sabiendas de que esta compañía está ocasionando un daño irreparable al río Bajabonico y a la calidad de vida de los habitantes de las comunidades adyacentes, defendemos ese grave daño al Medio Ambiente y a la vida.

Recientemente la Iglesia Católica cuestionó duramente el ejercicio de los periodistas dominicanos.

Mientras que la presidenta del CDP, Mercedes Castillo, pidió a la Iglesia Católica que identificará a los periodistas chantajistas y extorsionadores.

Sim embargo, soy de opinion que ambas instituciones pueden hacer un gran aporte para procurar un ejercicio periodístico apegado a la ética y a los mejores intereses de la nación.

Tanto el CDP como la Iglesia Católica deben identificar a los periodistas desvinculados de un sano y ético ejercicio de la profesión

Otra cosa, el problema está en que muchos que dicen llamarse periodistas, pero que han incursionado en la profesión sin ninguna formación y criterio, solo con el signo de peso en su frente, vienen haciendo daño a la clase.

Propongo que la Ley de colegiación del periodista, la 10-91, debe ser modificada para evitar la incursión de personas sin ninguna responsabilidad social y mucho menos ética periodística.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *